La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) repudia los ataques perpetrados contra Jerónimo Mura, Fabio Soria, Ernesto Medina, Mariana Segulin y Marcelo Padovani, trabajadores de prensa de La Nación+, Crónica TV, TN y América 24 y sus equipos periodísticos, mientras cubrían una manifestación frente al consulado de Chile en Buenos Aires. Dichas agresiones fueron llevadas a cabo por parte de los mismos integrantes de la protesta.

Los embates se produjeron cuando las columnas de manifestantes avanzaban por la avenida Rivadavia, a metros del cruce con la calle San Martín y la estación Catedral de la línea D del subte. Allí se desprendió un numeroso grupo de personas que avanzaron contra los trabajadores de prensa, golpeándolos de manera salvaje.

Desde la Fundación LED condenamos estos ataques contra periodistas, dado que resultan un claro atentado a la libertad de prensa y al acceso de la ciudadanía a la información.

Al respecto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos estableció que “el ejercicio periodístico sólo puede efectuarse libremente cuando las personas que lo realizan no son víctimas de amenazas ni de agresiones físicas, psíquicas o morales u otros actos de hostigamiento”.

Estas embestidas hacia la prensa generan gran preocupación ya que se dan en un contexto de creciente tensión regional, que comenzó hace algunas semanas con los ataques contra la televisora Teleamazonas y el diario El Comercio de Quito, Ecuador; la retención contra su voluntad de 31 periodistas en esa misma ciudad; y el saqueo y quema del diario El Mercurio y del periódico La Estrella en Valparaíso, Chile, que ocasionó cuantiosos daños materiales.

En este contexto es importante resaltar que los citados acontecimientos contrarían principios fundamentales establecidos en los Tratados Internacionales suscriptos por nuestro país y tutelados por nuestra Constitución Nacional, como la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos que en su punto 9°establece que “la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión”.

La Fundación LED ya había alertado sobre este tipo de metodología, la cual no se realiza de manera casual, sino que se presenta como actos sistemáticos y premeditados, con la finalidad de acallar a la prensa libre. Seguiremos con atención el desarrollo de estos hechos, al tiempo que expresamos nuestra solidaridad con los trabajadores de prensa y medios afectados, reiterando nuestro compromiso en la defensa de los derechos fundamentales para una sociedad democrática y la plena vigencia del estado de derecho.