La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) expresa su profunda preocupación por la decisión del régimen de Nicolás Maduro de limitar el acceso a redes sociales y a dar de baja a la radio RCR y otras cadenas internacionales de televisión.

Según informaron medios locales y la ONG NetBlocks (con sede en Europa), la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV), proveedor estatal de internet venezolano, limitó el acceso a YouTube, a algunos servicios de Google y, durante algunas horas, el ingreso a Twitter, Periscope y Facebook, minutos después del anuncio del presidente Encargado de Venezuela, Juan Guaidó, referido a “la fase final de la Operación Libertad“. Por su parte el buscador de Google no se vio afectado, pero sí lo fue Bing, de Microsoft.

Al mismo tiempo, dejó de emitirse Radio Caracas Radio (RCR) y las señales internacionales CNN y BBC, en momentos que realizaba la cobertura de las manifestaciones que se desarrollaron en todo el territorio venezolano. La decisión fue tomada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL).

RCR era la única emisora que le quedaba al Grupo 1BC luego de que el gobierno chavista cerrara RCTV, en 2007, al decidir no renovarle la licencia después de 53 años de funcionamiento. Ese lugar fue ocupado, más tarde, por una señal de la administración pública.

La Fundación LED advierte que no es la primera vez que dicho organismo de control en materia de medios de comunicación y contenidos efectúa actos de censura. Recordemos que en otras oportunidades la CONATEL bloqueó sitios web de portales informativos de las cadenas NTN24 y RCN (http://www.fundacionled.org/articulos-y-monitoreo/agresion-a-periodistas-y-medios/preocupacion-por-el-bloqueo-y-censura-de-dos-sitios-de-internet-venezolanos-por-parte-del-gobierno-de-nicolas-maduro). Asimismo, en febrero de 2017, se informó el inicio de “un procedimiento administrativo sancionador” contra la cadena de noticias CNN en español, a la que se acusó de transmitir información “inexacta” y de “distorsionar la verdad”, ordenando que la misma fuera retirada de la grilla de programación (http://www.fundacionled.org/articulos-y-monitoreo/preocupacion-por-la-censura-a-la-cadena-de-noticias-cnn-por-parte-del-gobierno-de-venezuela).

La decisión adoptada, menoscaba el derecho a la libertad de expresión y de acceso a la información de la ciudadanía venezolana. Cabe destacar que la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, condenó la criminalización y militarización de las protestas sociales en Venezuela y expresó en el principio 5 de la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión que: “La censura previa, interferencia o presión directa o indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de comunicación oral, escrito, artístico, visual o electrónico, debe estar prohibida por la ley. Las restricciones en la circulación libre de ideas y opiniones, como así también la imposición arbitraria de información y la creación de obstáculos al libre flujo informativo, violan el derecho a la libertad de expresión”. Asimismo, esta Relatoría Especial le reiteró, al régimen de Maduro, la importancia de “crear un clima de respeto y tolerancia hacia todas las ideas y opiniones y que la diversidad, el pluralismo y el respeto por la difusión de todas las ideas y opiniones, son condiciones fundamentales en cualquier sociedad democrática. En consecuencia, las autoridades deben contribuir decisivamente a la construcción de un clima de tolerancia y respeto en el cual todas las personas puedan expresar su pensamiento y opiniones sin miedo a ser agredidas, sancionadas o estigmatizadas por ello”.

En el mismo sentido, el Relator Especial de la ONU, en su Informe sobre la Promoción y Protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, recomienda “a los Estados a que, en los próximos años, tengan especialmente en cuenta el ámbito de los derechos digitales, la integridad de las comunicaciones digitales y el papel de los intermediarios, con independencia de las fronteras”, además de observar: “un constante deterioro de los derechos en línea, a pesar de que el Consejo de Derechos Humanos y la Asamblea General instan a que los derechos de las personas en el mundo real se respeten en el mundo virtual”.

La Fundación LED reitera su rechazo a esta decisión que constituye una vulneración de los derechos democráticos fundamentales de los ciudadanos y reafirma su compromiso para trabajar con todos los organismos y organizaciones de la región a los fines de restablecer el estado de derecho en Venezuela.